Eladia,tan solo retazos ( Mar del Plata)

in Nota principal
Por Fabián D´Amico

Letras y música de Eladia Blázquez planteadas de manera inteligente por Héctor Giovine donde brilla Susan Ferrer en una interpretación de antología.

El Teatro Provincial recupera en esta temporada el esplendor de otrora.No solo la sala principal con espectáculos de nivel internaciona sino también en las pequeñas salas llamadas La Nona. En una de estas se le rinde todos los sábados un sentido homenaje a Eladia Blázquez.

Solo un par de atriles sobre el escenario para ofrecer una atractiva manera de adentrarse en el particular mundo de la artista y que dista mucho de ser un recital de canciones ciudadanas. Sus antepasados españoles, su infancia en una pequeña ciudad de Avellaneda, un piano y una guitarra de juguete regaladas por Reyes Magos que inician a modo de juego su vinculación con el arte. Pequeñas acotaciones fuera de sus propias creaciones para pintar el universo de Eladia.

El viaje conducido por Héctor Giovine desde la palabra- creador también de la adaptación y dirección- y Susan Ferrer desde las canciones llevan a la audiencia a conocer partituras escritas por Blázquez ajenas al tango. Sus inicios con el popular cancionero español, romance con el folclore de adolescente y más tarde canciones que más allá de su intención siempre concluyen en tangos.

Haciendo un juego de palabras con el título del show "Eladia,tan solo retazos" se puede decir que hay "re trazos" que cuentan una historia.Trazos originales de la autora que son reutilizados para combinar palabras y música, poesía y melodía en una armonía dramaturgia que entretiene sin ser pedagógica y que emociona sin golpes bajos. Una perfecta química entre la manera de decir de Giovine, con la dicción y emoción propias de un primer actor nacional y la interpretación de Susan Ferrer, eje del espectáculo.

Muchas cantantes tienda Eladia como autora fetiche de su repertorio y le rinden honor desde su arte. Pero los versos y las melodías de estas requieren más que gargantas privilegiadas o afinación académica. Necesitan sangre, temperamento, sentimiento. A Eladia no se la canta sino que se la interpreta y de eso sabe Susan Ferrer. Primera dama del musical vernáculo, Ferrer canta con su cuerpo, con sus manos, con su ser. Esa entrega,sumada a la emotividad de las partituras hace que el espíritu de Eladia se haga presente durante toda la gala.

El oír los versos en voz de Giovine para que Ferrer los culmine con su encanto acompañados por un acotado acompañamiento musical en el piano de Carlos Serra permiten que haya en Mar del Plata un espacio propicio para la reflexión que abren las palabras de Eladia escritas hace varias década y que en cierto sentido - y lamentablemente - continúan vigentes y con una fuerza arrolladora.