Una revista de gran peso

in Nota principal
Por Fabián D´Amico

Revistota cumple con la promesa de toneladas de humor. Dinamismo, canciones y el talento del grupo Zapping para la diversión del público trasnochador marplatense.

Cuando homenajearon a la televisión, aún eran Deja Vu, un grupo de jóvenes que desde el teatro off y en boliches gay realizaban espectáculos humorísticos musicales. El éxito de ese show que le diera el nuevo nombre al grupo “Zapping” les posibilito obtener un premio ACE, galardón que les abrió la puerta a muchos sitios incluyendo Mar del Plata donde realizaron su primera temporada oficial en el teatro ReFaSi. Desde ese momento, engalanaron la cartelera marplatense con sus innovadores shows, siendo uno de los más logrados el homenaje al cine con Zapping Cinema, estrenado en la sala Payró del Teatro Auditorium.

Le sucedieron muchos más espectáculos (La revista transnochada- en varias versiones, Zapping Vaudeville, Zapping de Fiesta) hasta que los creadores de Zapping, Carlos Guedes y Christian Barbieri, ingresaran en la factoria Stravaganza. Esta temporada decidieron apostar nuevamente a la ciudad, al grupo y retornar junto a la Tota Santillan, con quien realizaran Trastornados en el Teatro La Campana en el año 2010.

Este año Zapping toma un género muchas veces abordado por ellos, como lo es la revista, pero desde una óptica particular. Con el telón cerrado, una voz en off relata las características de la época de oro de la revista porteña, con grandes escaleras, escenografías corpóreas, números bailarines y cómicos y en especial grandes vedettes. Pero cuando se abre el telón, deben anuncian que la vedette principal se encuentra en Houston, no EEUU sino uno de los primeros peajes de la ruta 2 y que llega demorada, que el escenario es tan minino que apenas entran tres personas y que las grandes escaleras van a estar ausentes.

Lo que si se hace presente en el Teatro del Angel es el sello distintivo de Guedes- Barbieri: ritmo sostenido y en crescendo, humor picante pero no soez, ingeniosos arreglos musicales y la siempre efectiva puesta de luces de Matias Canony, elementos sostenidos por la producción de Juan Alzúa, nombre que cada temporada marplatense suena más fuerte en cuanto a producción teatral veraniega.

Humoristas, presentadores, capo cómico y en esta oportunidad, boys en un dinámico cuadro musical de baile, Carlos Guedes y Christian Barbieri “sudan la camiseta” sobre el escenario y demuestran amor hacia su profesión, luego de volantear en la calle varias horas en pos de una sala llena. Junto a ellos, la presencia y el histrionismo de la Tota Santillan en los dos cuadros musicales principales del show (uno con letras de cumbias pero en otras versiones musicales y en otro con canciones de amor que muestran los distinto estadios en la vida de un pareja) que son recompensados con aplausos de una platea que ama a sus artistas populares.

Revistota, a diferencia de Trastornados, no tienen figuras mediáticas (en aquel entonces formaban parte del elenco las hermanas Xipolitakis, Valeria de Genaro y otras “vedettes” momentáneas) sino un efectivo elenco, donde se destaca la parte femenina del mismo y en especial la excelente voz y presencia escénica de Rosario Blanco.

Vale la pena trasnochar una noche en Mar del Plata, acercase pasada la medianoche a la esquina de Rivadavia y Corrientes y disfrutar de casi dos horas de risas, buena música y artistas de nivel en Revistota.